Seguidores

4 oct. 2012

MIERDAS ESTUPEFACTAS

A veces a uno le da por pulsar el pause y ponerse en modo profundo e introspectivo para intentar entender de que va eso a lo que llamamos vida, quienes somos, de donde venimos, a donde vamos y todo eso que cantaba siniestro total.  Para alcanzar mejor ese estado de paz y conocimiento interno se puede recurrir a aderezar comida con sustancias psicoactivas, a esnifar pegamento en barra o a golpear con insistencia la cabeza contra el estucado de la pared, que mira a ver si lo cambias, que el estucado ya no se lleva.

Y otras veces simplemente eres un colgao tan inmenso que te da por aderezar tés para ver como se te suelta la manita al dibujar y horrorizarte al día siguiente por lo monstruoso de tus creaciones.

Retrato de joven con coleta en medio de la frente y algodoncillo en la nariz
Pues eso
Autoretrato del lado bueno





1 comentario: